Apuntes de una tarde inolvidable

Los Pumas consiguieron un resultado histórico. El empate en Mendoza ya está entre los hitos que, seguramente, se repetirán en el futuro con mayor frecuencia.


Luego del partido de Newlans quedó una rara sensación. A la alegría del debut se le agregó, sin embargo, el sinsabor de no haber hecho el mejor partido posible. Antes del encuentro, perder por menos de 20 hubiese sido una buena noticia. Sin embargo, luego de ver lo acontecido en cancha Los Pumas se animaron a pensar en más, ganar.

El equipo, ajustando algunas cositas, estaba para otra cosa. Los Pumas lo sintieron y recogieron el guante. Así, mientras los Boks se lamentaban luego del debut por no haber sacado el punto bonus, los dirigidos por Phelan se prepararon para la sorpresa.

En el medio se lesionó Juan Hernández, la figura y conductor del equipo. En remplazo el técnico eligió al joven Nicolás Sanchez. Una apuesta un tanto arriesgada teniendo en cuenta que tenía a mano a Marcelo Bosch o a Santiago Fernández. El “Cachorro” no decepcionó, jugó y se animó siempre. Baste como ejemplo que la jugada que culminó en el try nace con su decisión de atacar cuando todo hacía pensar que la mejor opción era devolverla con el pie.

El partido en sí fue casi perfecto (solo faltó que entre el drop de Fernández). Heyneke Meyer, DT sudafricano, pidió disculpas en conferencia de prensa por haber jugado mal. Tiene razón, Sudáfrica jugó mal, sobre todo el primer tiempo, pero su declaración soslaya en qué medida incidió en ello el planteo argentino.

Los Springboks saltaron a la cancha a ganar el partido de guapos buscando, como es su estilo, romper la línea de ventaja a puro golpe, sobre el hombre, para desgastar y quebrar la resistencia Puma. En ese espacio fue donde sufrieron la primera derrota. Se encontraron con una defensa Puma infranqueable, en la que se destacó una impecable organización y una notable actitud individual y colectiva para el tackle. Pocas fueron las oportunidades en las que los portadores de pelota pudieron avanzar en el contacto. En casi todos los casos fueron plantados en el punto de contacto por dobles y hasta triples tackles. La consigna, cumplida a rajatabla, parece haber sido derribarlos de inmediato con tackles a los tobillos, a la vieja escuela.

En los primeros minutos, los Boks tuvieron la chance para sumar con el pié y la desperdiciaron. Los nervios los ataron y su impotencia se reflejó en la cantidad de infracciones que cometieron en la primera parte de la etapa inicial.

Ello no fue todo, a la soberbia actuación defensiva, Los Pumas le agregaron una actitud frente al juego ofensivo que descolocó aún más a los Boks. Aunque un tanto caótica, la ofensiva argentina, con vehemencia y dinámica, desordenó a una defensa visitante que ha resultado siempre un ejemplo de organización.

Prueba acabada resulta el try de Santiago Fernández en el que, luego de 8 fases de juego en la que participaron 11 jugadores, entremezclados forwards y backs, en profundidad y velocidad, avanzaron más de sesenta yardas para acabar debajo de los palos de una deshilachada defensa visitante.

El primer tiempo, con un desarrollo siempre bajo el control del equipo argentino, terminó con merecido 13 a 6 y la sensación de podía ser la tarde para el primer batacazo en el TRC. No pudo ser, SA levantó un poco en el segundo tiempo y Los Pumas cometieron un solo error que le costó carísimo. El sabor, como hace una semana, es agridulce aunque esta vez por circunstancias distintas.

Argentina mejoró en aspectos claves. La disciplina, las formaciones fijas, la defensa en el uno contra uno y el ataque, que a diferencia de partidos anteriores logró ser profundo.

Otro aspecto muy bueno es el hecho de haber sostenido el ritmo y la intesidad física durante los 80 minutos. La preparación especial puede ser una de las razones para esto pero quizás se podría agregar que -a diferencia de otros años- Los Pumas no estuvieron todo el partido defendiendo, algo que tarde o temprano termina fundiendo a cualquiera.

Ahora se viene la parte más difícil del TRC, el viaje a Oceanía a jugar contra Nueva Zelanda y Australia en condición de visitantes. Seguramente el planteo sea otro, habrá que ver si vuelve Hernández, y si el que sale es Sanchez. Pero saber todo eso hay tiempo porque ahora se viene un fin de semana de descanso.

comentá que es gratis!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s